La acetona: los síntomas y los cuidados aconsejados

La acetona no es una enfermedad sino un simple síntoma que a menudo acompaña los síndromes febriles, los estados de estrés emotivo o físico, o un ayuno prolongado.

Sucede a menudo que, si hay enfermedades febriles en curso, el aliento y el pipí de los niños tienen un olor muy característico. Si se le hace un test rápido de orina (con una tirita reactiva) se observa que contiene una gran cantidad de acetona. La acetona, sin embargo, no es una enfermedad sino un síntoma. Sólo raramente puede ser la manifestación de una enfermedad importante.

En el niño existe una cierta predisposición a la acetonemia (o lo que es lo mismo, la presencia de acetona en la sangre), relacionada con la edad  (es más frecuente entre los  2 y los 6 años) y a factores constitucionales, por lo tanto algunos niños son más propensos que otros.

¿Pero qué es la acetona? Se trata de una sustancia que deriva de la digestión de las grasas y que, normalmente, se descompone en el organismo en forma de agua y anhídrido carbónico. Si su formación aumenta o si se reduce su descomposición, se acumula en la sangre y se elimina sin descomponer por el riñón o por vía pulmonar (dando de este modo origen al típico olor de la orina y del aliento).

A menudo la desinformación (incluso la de los médicos) ha llevado a atribuir la formación de acetona a algunos alimentos como los fritos o las grasas, sometiendo a los niños a dieta estricta hasta por años enteros. Es correcto no exagerar con fritos o pasteles en la dieta del niño pero no se debe crear pánico en las mamás y malhumor y estrés en los niños. Fritos y dulces, en conclusión, son alimentos que –ingeridos con moderación y sentido común-  no provocan seguramente la acetona o daños de otro tipo.

La actitud correcta que se debe adoptar cuando sientes ese olor extraño, no es correr a la farmacia a comprar el test para la acetona sino evaluar, junto al pediatra oportunamente informado, el cuadro general para descubrir los otros síntomas de una eventual enfermedad.

Loading
Loading